Contenido exclusivo

Compartir en:

Mariano Caporale: “Hoy soy abogado especialista en derecho deportivo”

Entrevista a Mariano Caporale, zaguero central argentino, que jugó en Rayados de Monterrey en el año 2006. Salió campeón en Bangladesh, jugó en Israel, Argentina y Colombia. Hoy tiene una empresa de representación de jugadores y es abogado.

Mariano Caporae, Rayados, Monterrey, Bucaramanga

Se da comienzo a una sección que acompañará todos los jueves a Sporterrey que será “Qué fue de…”. En la misma se contarán historias sobre que fue de aquellos jugadores que pasaron por Rayados o Tigres en su momento y hoy están jugando en tal lugar o ya están retirados.

En este articulo que da inicio a la sección hablaremos sobre Mariano Caporale, defensa central argentino que jugó en Rayados de Monterrey en 2006 y luego tuvo un gran paso por el fútbol de Bangladesh, Israel y Colombia. Sporterrey se movió rápido, se contactó con el protagonista y qué mejor que el propio jugador nos cuente su historia.

ENTREVISTA A MARIANO CAPORALE

P: ¿Cómo fue que llega a Rayados de Monterrey?

R: “Comencé en las inferiores de Argentinos Juniors y llegué hasta reserva. Estando en libertad de acción, entrenaba con jugadores de más renombre como Leonel “Pipa” Gancedo, ex-River Plate y Osasuna de España. Se ve que le habían pedido una recomendación sobre un defensor central con características y un perfil similar al mio. Él me conocía, confió en mí y me recomendó a un empresario argentino, Pedro Massacessi, que tenía buena relación con varios clubes de México, y producto de la confianza de Gancedo y Massacessi fui para México. Tuve un paso corto, comencé jugando y me fue bien, pero tuve un problema en el pubis con una lesión de la que me costó recuperar”.

“Mejoré levemente y en ese ínterin, llamé la atención del “Piojo” Herrera, que en ese momento era el entrenador del primer equipo de Rayados. Yo jugaba en la Primera A, lo que era la segunda división del fútbol mexicano y entrené en algunas ocasiones con el primer plantel y bajaba a jugar en la Primera A. Disputé unos seis partidos hasta la lesión y luego de la misma, tuve idas y vueltas, nunca pude recuperarme y con el transcurrir de los meses, aproximadamente unos cuatro meses, se rescindió el contrato de mutuo acuerdo. Los recuerdos son lindos y quizás tristes, con el diario de lunes, por no haber podido seguir en el fútbol mexicano que es muy importante. Tengo lindos recuerdos de la ciudad, de los compañeros, la gente me trató bien, pero son cosas que pasan y eso me sirvió para forjar mi carácter”.

P: Tras rescindir el contrato, regresa a Argentina y le llega una oferta para jugar en el Chittagong Abahani de Bangladesh donde comparte plantel con dos argentinos más y sale campeón de la liga. ¿Cómo se da está transferencia? Más allá del fútbol, ¿cómo es vivir allí?

R: “Cuando vuelvo al país estuve seis meses sin jugar porque no encontraba el tratamiento adecuado para la lesión hasta que conocí a un osteopata que me dijo cuál era el problema y en 15 días estaba entrenando. Cuando vuelvo a entrenar para ponerme en forma, lo cuál no era fácil, me fracturé el quinto metatarsiano en un partido en enero justo cuando se abrió el mercado de pases. Me operé y cuando me dan el alta, ya estaba cerrado el libro de pases en Argentina y en la gran mayoría de los países del mundo”.

“La oportunidad de Bangladesh me llega por medio de un técnico que me conocía y que me recomendó a un entrenador argentino que había dirigido a la Selección de Bangladesh. Yo estaba estudiando, siempre había estudiado, y hoy gracias a Dios, me recibí, y me dije ‘Si me quedaba haciendo las tareas de la Universidad o me la juego y voy en busca de una nueva experiencia’. Me fui con dos chicos más, a uno de ellos lo conocía y nos fuimos a jugar para ver como nos iba. La verdad que en lo deportivo nos fue bien, estuve en el club más importante del país”.

Mariano Caporale, Los Andes, Rayados de Monterrey, Bangladesh, Israel, ACTSports, Atlético Bucaramanga

Mariano en su paso por Los Andes. Fuente: Los Andes

“La vida es muy difícil, me ayudó a forjar mucho más el carácter y a valorar lo que uno tenía y a la distancia uno se da cuenta de lo que era importante y lo que no. Ni bien terminó el torneo, desesperado ya, me volví a Argentina, ya que no quería seguir de ninguna manera porque la vida era muy difícil en todo sentido: la comida, el lugar donde uno vivía, las tradiciones. En cuanto al idioma no era tan difícil porque la mayoría de las personas hablaban inglés y yo manejaba el idioma. Regresé para ver si me salía una opción mejor para mi carrera o bien retirarme y terminar con los estudios. Por suerte pude seguir jugando hasta hace unos años”.

P: Duro lo que cuenta sobre cómo es vivir allí. Quedándome con su vuelta a su país natal, ficha por Defensa y Justicia en 2008. ¿Se podía imaginar este auge futbolistico e institucional del club en los últimos años?

R: “Defensa, desde que estuve ahí, fue un club ordenado, humilde, pero muy serio y con los objetivos muy claros. Más allá que luego vino un asesoramiento externo, hizo un trabajo muy bueno. Pero la verdad, siempre muy ordenado, humilde y con los pies sobre la tierra y con un lindo proyecto. No sabía que iba a estar a este nivel hoy en día, pero era predecible un progreso sostenido en el tiempo. Hicieron muy bien las cosas”.

P: Tal cuál, se ve muy serio el proyecto del club. Del “Halcón” ficha por Atlético Bucaramanga de Colombia donde es bien recordado. ¿Qué diferencia notó en cuanto a lo futbolístico? ¿Cómo considera que fue su paso por el club?

R: “Cuando terminé el contrato con Defensa, me surgió la oportunidad de jugar en Bucaramanga y fui en busca de nuevos desafíos y experiencias. Me fue muy bien en lo deportivo, ganamos el segundo torneo de la fase regular y perdimos, increíblemente, la final definitiva por el ascenso. A pesar de eso, la verdad que me fue bien y me gané el cariño de los hinchas. Terminé el contrato de cinco meses, no me puse de acuerdo en la renovación, tuve otras posibilidades y decidí volver a Argentina. Finalmente, no se concretaron esas opciones y tras acordar una mejora salarial, firme un nuevo contrato en Atlético Bucaramanga”.

Caporale marcando en la final con Bucaramanga

Gol de Mariano en la final. Fuente: Mariano Caporale

“En lo deportivo, a nivel grupal, fue irregular porque el club estaba en una situación compleja a nivel administrativo y financiero, por lo que rescindí de mutuo acuerdo con quién era el dueño en ese momento. Fue una experiencia muy linda y en lo deportivo creo que fue la más importante que tuve. Tengo amigos, sigo trabajando con el fútbol de Colombia y le tengo un cariño al club y al país donde me trataron de maravilla”.

P: Es interesante porque tuvo dos etapas diferentes, la primera fue buena y la segunda no tanto. Cómo si fuese un antes y un después. En ese ínterin entre los dos ciclos en Bucaramanga ficha por el Maccabi Netanya de Israel. ¿Cómo recuerda su paso por el fútbol israelí? ¿Y la vida social?

R: “Israel fue espectacular en todo sentido. En cuanto a la vida social nos trataron de maravilla, hay muchos argentinos que pertenecen a la comunidad judía y siempre me abrieron las puertas de la mejor manera. El club cumplió con absolutamente todo, la ciudad de Netanya es hermosa, está frente al Mar Mediterráneo. Es otro mundo. La verdad que fui con miedo, pero con todo lo que me topé, me sorprendió para bien. El país es impresionante, se vive demasiado bien y jugué al fútbol allí durante un año y medio con la esperanza de algún día volver en algún momento. Me sirvió a nivel humano, deportivo y económico, tengo muy lindos recuerdos, amigos y creo que fue, junto a Colombia, lo más lindo”.

Los Andes, Rayados de Monterrey, Bangladesh, Israel, ACTSports, Atlético Bucaramanga

Mariano en su paso por Israel. Fuente: Mariano Caporale

P: Muy positiva toda la experiencia durante su paso por Israel. Llegando al final de su carrera, jugas en Los Andes donde se retira joven, a los 29 años. ¿Por qué tomó esa decisión? Mencionó anteriormente sobre sus estudios, ¿los iba realizando a la par de la carrera como jugador o los retomó una vez que colgó los botines?

R: “Me llamaron Raúl Cascini y el “Chelo” Delgado que estaban como técnicos en Los Andes. Volví con el fin de seguir con los estudios, nunca los había colgado. Rendía libre, hice convenios con universidades cuando pude y cuando estaba en Buenos Aires le metía a los estudios. Me retiro joven porque ya estaba cansado de mucho manejo del fútbol y ya me recibía de abogado en la UBA (Universidad de Buenos Aires). Tenía que hacer las prácticas profesionales y no me lo permitían los horarios de los entrenamientos y de los partidos. Entonces me retiré y a los seis meses me recibí. Me dediqué al derecho deportivo y asesorar jugadores, al año y medio realicé un Posgrado y me terminé registrando como intermediario en AFA. Hoy soy abogado especialista en derecho deportivo y agente de intermediario de jugadores”.

P: Es muy bueno eso de que pudo acompañar su carrera como jugador con sus estudios como abogado. Para cerrar, actualmente tiene una empresa dedicada a la representación de jugadores llamada ACTSports. ¿Cómo nace esta empresa? ¿Tiene relación con los clubes en donde jugó?

R: “La empresa la armé con unos abogados amigos que se dedican al derecho deportivo. Partimos haciendo base en los lugares donde había jugado, los chicos con los cuales me había relacionado y de ahí en más, tratamos de expandir. No tenemos un limite, si bien la base nuestra está en Argentina, tratamos de extender relaciones con distintos mercados y con colegas de otros países. Después, también conformé junto a un par de empresarios que están acá registrados en la AFA, la Cámara de Agentes de Fútbol en Argentina donde estamos trabajando para mejorar la profesionalización y el estándar ético de los intermediarios que se registran en AFA. No es fácil la relación con los jugadores y los clubes, a veces hay lidiar con conflictos de intereses y puntos de vistas contrapuestos que se pueden dar a lo largo de las negociaciones”.

A continuación les compartimos el saludo que mandó Mariano Caporale a Sporterrey una vez finalizada la entrevista sobre su carrera como futbolista y sobre lo que hace hoy día tras colgar los botines en 2015.

ROMPAS COLUMNA

Menú