Contenido exclusivo

Compartir en:

Columna de Sabalero: El recuerdo del aliento, fin del Ornelismo

Es tan hermosa la vida que si uno no pelea para que la vida sea feliz ¿Qué sentido tiene la vida?

Es la tardecita del 24 de Marzo de 2019. Como cada año la paso sonriendo, cargándome a los Tigres desde días antes y arrobando a Laura Pausini en todas las publicaciones, después de compartir el que para mí año tras año es la cereza del pastel, la que adorna el momento y no son más que 2 sencillas tablas que determinan los 3 partidos que consumarían el descenso de ese torneo del fútbol mexicano.

Marcando en una tabla simple y de manera cronológica y progresiva el desarrollo minuto a minuto de los encuentros y destacando en cada uno de ellos qué sucedía cuando los involucrados anotaban gol o los castigaba el rival, ahí determinaba que Tigres descendió en el momento que Sergio Verdirame prende ese balón y se empataba a 1 gol el marcador en el estadio universitario.

El segundo gol para Monterrey es un poema. Evoca a aquel gol hermosísimo de Rogelio Funes Mori que prende de aire a un pase largo de Montes, y a otro gol del Mellizo, famoso por la picardía y elocuencia del cronista: “Si de da la vuelta mata… mató”. De primera, de volea, de aire, conecta Luis Miguel Salvador y en ese instante como lo ha explicado él en diversos programas: en ese momento desapareció Tigres UANL y nació Sinergia Deportiva.

Ese 24 de Marzo de 2019, recibí un mensaje directo o ‘DM’ de Luis Miguel, no te puedes imaginar lo que significa haber entablado dos veces diálogos durante 15 años de su gestión y ahora estar nervioso pensando que responder cuando te escribe el mejor presidente deportivo que ha tenido este club.

Después de ese día hablamos continuamente por ese medio de mensaje y el 8 de Julio de 2019 se llegó el día en que ahí estaba ‘El Sabalero’ sentado junto al mejor presidente deportivo de la historia; tomando café, como si lo conociera de toda la vida y de verdad puedo decirles que todo fluía, que hablábamos de un mismo mundo porque interactuábamos con los mismos personajes, el como su jefe y nosotros “la barra” como delincuentes.

 

rayados, luis miguel salvador, ornelas

Fotografía de Sabalero con Luis Miguel Salvador (1995)

 

Lo vi esa mañana llorar 3 veces, yo creo que el nunca había hablado de eso (su “salida” del club) con alguien que supiera como había manejado José González Ornelas y el departamento de operaciones ese plan para difamarlo ante el consejo de la empresa FEMSA y que saliera del club.

También lo ví enfurecido reclamándome sobre unas bardas pintadas en la Ciudad de México y lo vi sonreír.

Después de poco más de dos o tres horas salimos de ese restaurante, bajando por las escaleras hacia el S1 por nuestros coches , nos despedíamos y yo le hice sentir que necesitaba personalmente que volviera al club.

Un abrazo de despedida, que para mi fue un abrazo de gol y ahí uno ya se pude morir en paz porque todo tiene una razón de ser, la última ocasión que hablé con Luis Miguel fue el 10 de Mayo de 2020, y sigo esperando el momento en que se anuncie su regreso al club. Nada es casualidad, a como están las cosas de calientes tal vez no me toque a mi, pero yo veo al Club de Fútbol Monterrey sacudirse toda esa maldad y reforzarse en una zona fundamental.

Vayan por Manuel Filizola, Jorge Urdiales y Luis Miguel. Retomemos el ideario, recuperemos los valores, es la hora de ganar.

ARRIBA EL DECANO DEL NORTE DE MÉXICO: CFM

ROMPAS COLUMNA

Menú